Las estrellas y el futuro

Desde tiempos ancestrales nuestros antepasados volvieron sus ojos al cielo en busca de las señales que deparan las estrellas y el futuro. Podemos señalar que esta exploración se remite tanto a los presagios favorables, como a los acontecimientos trágicos.

Eso quiere decir, que inclusive en las relaciones de pareja se recurre a estas señales esotéricas, por lo que los amarres y hechizos, así como los endulzamientos, usualmente se realizan en noches de luna llena donde son más visibles las estrellas para garantizar su efectividad.

Ascendencia de la luna, las estrellas y el futuro

Tradicionalmente se asocian los eclipses lunares con eventos catastróficos. Si nos remitimos a septiembre del 2015 la denominada luna de sangre presagiaba, de acuerdo con los meteorólogos acontecimientos lamentables, que afortunadamente no ocurrieron.

Estos fenómenos se asocian hasta la actualidad con vaticinios, no solo mágico religiosos, también sustentados por científicos, que afirman que un fenómeno astronómico anuncia epidemias importantes, así como el nacimiento o muerte de alguna figura de renombre.

Tanta importancia se le asigna a estos eventos que la palabra desastre significa sin astro, lo que ocurre en un determinado momento cuando resulta negativa la posición que tienen las estrellas.

Desde los griegos, egipcios o chinos, hasta figuras como Martín Lutero, han asignado gran importancia a los asteroides o eclipses.

En el caso de Lutero definió a los cometas como rameras, cuyo comportamiento difiere al de los demás astros y en función de esto afirmaba que Dios hizo a los cometas para augurar calamidades.

De acuerdo con fuentes antiguas el nacimiento de Buda o Jesús de Nazaret sucedió posterior a la presencia de algún meteoro o estrella. La mayor muestra es la Estrella de Belén que anunció la natividad del niño que marcaría gran huella en la historia.

Efectos de la luna en los hechizos de amor

Uno de los componentes más importantes al realizar un amarre de amor o un endulzamiento es escoger el momento propicio, elegir la fase de luna adecuada para potenciar efecto que deseamos conseguir, el pase de un cometa o u cielo despejado, donde las estrellas sean visible.

En este sentido la luna llena resulta la más adecuada para este tipo de hechizos, se encuentra en todo su esplendor, lo que consigue el efecto de hacer a las personas más receptivas.

Como se puede ver, resulta innegable el ascendiente que puede existir entre las estrellas y el futuro. Estas creencias que en forma rudimentaria forjaban nuestros antepasados han transcendido hasta la actualidad, con explicaciones científicas.

En otras palabras, las estrellas no solo han dado lugar al anuncio de eventos catastróficos, la efectividad de los amarres de amor también se asocian a las fases de la luna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *