Pole Dance, una disciplina de baile cada día más en alza

pole dance

No existe nadie que no conozca el Pole Dance, ese baile tan sexy que se realiza con una barra y que practican famosas como Shakira, Cindy Crawford o Jennifer Aniston para mantenerse en forma.

Esta disciplina ha pasado de unas pocas seguidoras a expandirse rápidamente hasta convertirse en uno de los deportes que más chicas practican hoy en día en las clases de baile Madrid. 

Este baile beneficioso y divertido combina el esfuerzo físico y la sensualidad, la disciplina y la constancia con romper los límites y es uno de los bailes más completos que podremos encontrar en las clases de baile.

Pero siempre ha estado perseguido por mitos, que poco a poco se han ido dejando atrás, entre los más que más habremos escuchado se encuentran:

El Pole Dance lo practican las mujeres para ganar dinero: Aunque puede ser una profesión la mayoría de las mujeres decide practicarlo solamente por diversión, no por dinero. Tampoco lo hacen para que alguien las mire, sino para mejorar su forma física y expresarse a través del baile.

Para bailar Pole Dance tienes que tener el cuerpo de una modelo: Cualquier tipo de mujer, sea de la complexión que sea puede practicar esta disciplina. El peso máximo que suele soportar una barra es de unos 80 kilos, dentro de estas medidas no existen requisitos. Tampoco hay que ir a clase en tacones o lencería, se puede ir a clase como si fuésemos a practicar yoga o jazz, si que se recomienda dejar al descubierto las zonas de mayor contacto con la barra.

Las profesoras: Las maestras de baile que  encontrarás en las clases pueden ser pedagógas, periodistas o diseñadoras que enseñan esta disciplina no como un oficio sino como una pasión.

De hecho nos podremos encontrar con profesores, ya que muchos chicos se están apuntando a este baile tan beneficioso.

Tonifica tus músculos, te mantiene flexible y en una hora de clase puedes llegar a quemar  hasta más de quinientas calorías. Por ello mucha gente ha dejado atrás los mitos para sumarse a los beneficios.

1. Es universal

Da igual si eres alto o bajo, si eres de complexión robusta o delgada, esta disciplina es para ti. Antes de empezar las clases el profesor te pondrá una serie de ejercicios para comprobar tu nivel.

Al principio empezarás con ejercicios de piernas, abdomen y brazos para fortalecer estos. Te explicarán la forma correcta en  la que debes agarrarla barra y empezarás a hacer los primeros giros, para ir, de ahí poco a poco aumentando la dificultad.

2. Serás tan flexible como una bailarina

Más que comparar este baile con la danza del vientre, otro de los bailes más sensuales del mundo, deberíamos compararlo  con disciplinas acrobáticas. Además de fuerza ganarás flexibilidad.

3. Es un baile beneficioso para nuestra salud

Al luchar contra la gravedad para conseguir hacer las figuras haremos que nuestro cuerpo se tenga que sostener a sí mismo, aumentando la fuerza de nuestros músculos. Al practicar Pole Dance también tendremos beneficios cardiovasculares e incrementaremos nuestra resistencia.

Eliminamos toxinas ya que el trabajo abdominal  hace que nuestro sistema urinario las elimine. Así evitaremos retener líquidos, aceleraremos nuestro metabolismo, al mejorar la circulación las varices desaparecerán  y la grasa acumulada irá desapareciendo poco a poco.

4. Mejoramos nuestra coordinación

No resulta nada fácil hacer las figuras en el aire, deberemos saber cuando quitar nuestras manos, o cuando impulsarnos para girar. Esta disciplina engloba movimientos del yoga, de la gimnasia rítmica o de la danza aérea.

5. Cada día un nuevo  reto

Sólo existen los límites en nuestra mente. Cuanto más practiques verás que cada vez quieres hacer más giros y más acrobacias, verás que en unos pocos meses has conseguido hacer algo que jamás imaginaste y tu autoestima se verá disparada.

Y es que este baile tiene algo que te atrapa desde el primer momento, hace que desarrolles tu confianza y tu seguridad, que crezcas como bailarín viendo las maravillas que eres capaz de hacer con tu cuerpo, una barra y música. Quizá sea por todo eso que las clases de baile Madrid de Pole Dance están siempre llenas de gente.